Cómo Desarrollar la Resiliencia Organizacional

Descubre los elementos clave para fortalecer la resiliencia organizacional y enfrentar los desafíos del mundo empresarial actual.


En el entorno empresarial actual, la resiliencia organizacional es esencial para sobrevivir y prosperar en el mercado, y es claro que los líderes tienen un papel fundamental en fortalecerla.

En este artículo, exploraremos los aspectos y condiciones óptimas que los líderes deben cultivar para desarrollar la resiliencia organizacional y así construir en la empresa la capacidad de hacer frente a un entorno incierto y amenazante en potencia, aprender a enfrentar las situaciones difíciles y adaptarse a los cambios con éxito, sin perder de vista las metas establecidas en la organización.

 

Resiliencia organizacional

¿Qué es la resiliencia organizacional?

Es la capacidad de una empresa para anticipar, planificar y responder a las dificultades cuando ocurran y que se manifiesta como una organización flexible y preparada para la transformación.

Las organizaciones resilientes son aquellas que se recuperan y son resistentes a los impactos mediante una buena gestión del riesgo, además de adaptables, elásticas y sostenibles.

¿Qué NO ES la resiliencia organizacional?

Las organizaciones resilientes no son aquellas que soportan estoicamente cualquier calamidad que se les presente, pero tampoco significa debilidad o fragilidad. Una organización resiliente reacciona, se mueve, actúa ante las dificultades que se le presentan y no deja de lado sus objetivos empresariales.

Equipo de trabajo colaborando para encontrar soluciones a las problemáticas y cambios del mercado como ejemplo de Resiliencia Organizacional

Lee también: Gestión Empresarial - Pilares y Claves para Mejorarla

Características e importancia de una cultura resiliente

Para tener éxito en este entorno volátil y complejo, las organizaciones deben ser más adaptables y ágiles, especialmente en situaciones de crisis y cambios organizacionales.

Uno de los principales contratiempos para las organizaciones que no tienen éxito es el aumento del nivel de estrés laboral en el equipo de trabajo. Esto puede conducir a una reducción del rendimiento, la productividad y la moral del personal, así como tensiones en las relaciones en el lugar de trabajo.

Además, el desarrollo de la resiliencia organizacional es importante porque demuestra la capacidad de mantener una ventaja competitiva a lo largo del tiempo. Esto se logra impulsando simultáneamente un rendimiento excelente y una innovación efectiva. Al hacerlo, las organizaciones también muestran la adaptabilidad de sus objetivos comerciales a los cambios del mercado.

Una organización resiliente es capaz de:

  • Crear y adaptar estructuras: Cuenta con un proceso de toma de decisiones preciso y oportuno que permite a la organización operar con sistemas operativos físicos y digitales dispersos e independientes, pero a la vez integrados.

  • Proveer seguridad: La resiliencia ayuda a las organizaciones a administrar y mitigar continuamente el riesgo en medio del cambio.

  • Manejar los efectos emocionales: Someterse a una transformación y cambio continuo es un factor que produce altos niveles de ansiedad, estrés y desgaste laboral en el equipo de trabajo. Al abogar por desarrollar la resiliencia organizacional, el líder debe demostrar su compromiso con la gestión y garantizar la salud y la estabilidad de su personal.

  • Fomentar una fuerza laboral diversa y facultada: Una organización resiliente tiene el poder de establecer una fuerza laboral bien conectada, colaborativa y creativa que trabaje en conjunto para desarrollar competitividad y prosperidad.

  • Enfoque de innovación: Una organización resiliente invierte en infraestructuras tanto físicas como digitales para hacerlas más adaptables y flexibles a largo plazo.

Cómo desarrollar la resiliencia organizacional

Construir una organización resiliente es un largo proceso de cambio. Aquí hay algunas ideas sobre cómo puedes aprovechar tu rol directivo para desarrollar y aumentar la resiliencia organizacional:

1. Liderazgo efectivo

Uno de los factores más importantes que impulsan la cultura organizacional es un fuerte liderazgo. Las culturas resilientes comienzan con líderes comprometidos que entienden y apoyan a sus colaboradores. La falta de apoyo de los gerentes crea el riesgo de que el personal se desvincule y, por lo tanto, que la cultura de la empresa sea débil.

Una forma de crear una conexión más fuerte entre los directivos y el personal es proporcionar una comunicación vertical y horizontal armoniosa. Esto creará un fuerte vínculo entre los colaboradores y sus líderes, independientemente de si trabajan en la misma oficina, en ubicaciones geográficas dispersas o se encuentran en una zona horaria diferente.

Los directivos de culturas resilientes deben asumir su responsabilidad personal de involucrar de manera efectiva a sus colaboradores y que, durante los períodos de transición, deben tomar decisiones difíciles para proteger a sus equipos de trabajo.

Lee también: 11 Habilidades Directivas Fundamentales para Liderar con Alto Impacto.

Manter la comunicación abierta fortalece la resiliencia organizacional

2. Transparencia y comunicación

Después de manifestar tu apoyo, debes asegurarte de promover la transparencia y, por supuesto, aplicarla en todas las comunicaciones internas. Las culturas resilientes entienden que la comunicación es una herramienta poderosa para impulsar el comportamiento en la organización y crean conversaciones abiertas sobre ética y valores.

3. Comunidades de trabajo seguras y conectadas

La cultura del lugar de trabajo puede ser estresante y abrumadora, especialmente cuando hay cambios, urgencias y problemas continuos. Construye un entorno de trabajo más seguro y social que permita a tus colaboradores saber que ante cualquier problema de trabajo cuenta con el apoyo de la empresa.

El personal debe conectarse y colaborar constantemente, así que asegúrate de brindarles un lugar donde puedan compartir sus intereses y crear conexiones sociales con sus colegas.

4. Gestión del conocimiento

La resiliencia organizacional está impulsada por el desempeño y la adopción y cumplimiento de procesos, procedimientos, políticas y demás herramientas de orden y eficiencia por parte de todo el personal, incluyéndote a ti, aun cuando seas el propietario. ¿Cómo se podrían lograr altas tasas de rendimiento si no nos adaptamos a las innovaciones?

La gestión del conocimiento es un pilar muy importante en el desarrollo de la resiliencia, pero las organizaciones a menudo no logran integrar las innovaciones con éxito. Los resultados son difíciles de medir y las organizaciones prefieren centrar sus esfuerzos en elementos más tangibles.

Los avances tecnológicos ofrecen numerosas oportunidades para diseñar sistemas de gestión del conocimiento ágiles y abiertos. Al usar tecnologías en la nube, el intercambio de conocimientos es más fácil y llega a una base más amplia de empleados, mientras que al mismo tiempo pueden almacenar conocimientos de manera segura para muchas generaciones futuras. Considera invertir en innovación que pueda facilitar los procesos de cambio y preparar tu negocio para tiempos turbulentos.

Uno de los factores más importantes para que tu empresa tenga alta resiliencia es que se comparta información entre el personal y de acuerdo con sus funciones y responsabilidades, de forma transparente, clara y sobre todo con responsabilidad cuidando los acuerdos de confidencialidad entre ellos y entre la empresa con sus clientes y asociados.

5. Colaboración y responsabilidad

Hoy en día, muchas empresas operan en múltiples zonas horarias, geografías y departamentos. Para funcionar de manera efectiva en este nivel de complejidad organizacional, es necesario aumentar la cooperación y el intercambio de información, al mismo tiempo que se establecen responsabilidades compartidas en todo el equipo.

Equipa tu empresa con herramientas de colaboración digital creadas para ayudar a las organizaciones que buscan centralizar su información, pero mantenerla accesible a todo aquel que debe utilizarla para sus actividades cotidianas. Las culturas resilientes comprenden los beneficios de la responsabilidad compartida y los equipos facultados para utilizar la información con responsabilidad y ética. Esto puede preparar a tus colaboradores para situaciones de crisis al establecer una comprensión clara y un fuerte sentido de responsabilidad.

BLOG - 67 - Resiliencia Organizacional_Infografia

Construye la resiliencia organizacional

Recuerda que la resiliencia organizacional da a tu empresa la capacidad de adaptarse con éxito a las amenazas a su sostenibilidad. Construir una cultura resiliente lleva tiempo, pero las recompensas para cualquier empresa son enormes.

Puede que los resultados no lleguen tan rápido como el próximo reto, pero no hay que olvidar que lo más importante es aprender a adaptarse a cualquier situación. Sólo entonces podrá convertirse verdaderamente en una organización resiliente y sostenible.


Descubre la norma o modelo ideal para tu empresa.
En Innevo estamos listos para colaborar contigo.

Consultoría Inmersiva
para implementación de normas y modelos de calidad

Con garantía de certificación.

Hablemos de mejora y calidad

¿Qué te pareció esta publicación?

Publicaciones similares